Cocina Autoctona 

Con productos de esta tierra  de primera calidad,  y como no podía ser de otra manera, el carácter fronterizo de Villena, nexo de unión entre la Meseta y el Mediterráneo, ha tenido su reflejo directo en la gastronomía local.
La cocina de la zona se caracteriza por las influencias de estas dos grandes tradiciones culinarias, las que han dado origen a un hacer tradicional muy vinculado a las gentes del campo, teniendo como resultados platos tan sencillos y populares como exquisitos. Este es el caso de la gachamiga, elaborada con ingredientes tan tradicionales como los ajos, la harina el aceite y el agua.

De la cocina manchega adoptan los platos especialmente calóricos que ayudan a combatir el frío invierno villenense. Este es el caso del tradicional gazpacho de Villena, especialmente arraigado y que es costumbre se acompañe de ajoaceite. Son típicos también el relleno, el arroz y pata, los caracoles y las habas, es decir, platos de cocina popular. Este es el caso del Triguico, plato que nace de la cultura culinaria de Villena y que se cocina con trigo picado, cerdo, pencas, alubias coloradas, y nabos.


Artículos